Kimonos y Kabukis

Kimonos y Kabukis


El maestro Nobouaki Tomita nos ajusta el kimono con una pintura de Fujin y Raijin, los dioses shinto del fuego y de los truenos.

Todavía no nos hemos recuperado de la espectacular presentación que el pasado marzo se organizó en el Museo del Traje de una colección de kimonos pintados a mano y teñidos con tintes orgánicos que el gran maestro de los kimonos: Nobuaki Tomita puso en escena con motivo de los 150 años del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre España y Japón…

Y hasta el 1 de julio, podremos contemplar más indumentarias y puestas en escena tradicionales japonesas, ya que se han estrenado dos obras clásicas de Kabukii: Fuji Musume o la Ninfa de las Wisterias y Renshijisi; en esta ocasión en colaboración en los Teatros del Canal de Madrid…donde, a la entrada, también han instalado, para la ocasión, un mercadillo tradicional japonés donde se pueden adquirir diferentes artesanías relacionadas con el arte del kabuki…tales como los vistosos tejidos estampados, los lujosos abanicos de madera lacada y pay-pays pintados a mano, todo perfecto para soportar y ventilar la calor con estilo nipón…




Como muchas otras artes tradicionales japonesas, el Kabuki surge del entorno de los santuarios sintoístas, en este caso de una de sus sacerdotisas del siglo XVII, las miko; que gracias a sus dotes dramatúrgicas, líricas y coréuticas recaudaban dinero para sus causas…tal fue el éxito que pronto transcendieron del plano espiritual para representar otras realidades más seculares, y populares.

Y no solo transcendieron las barreras estamentales, también las de género…en las que mujeres, en su origen, interpretaban roles masculinos y, a día de hoy, son los hombres quienes interpretan los papeles femeninos…


Mercadillo de artesanías japonesas a la entrada de los Teatros del Canal, hasta el 1 de julio





La fundadora de esta danza-teatro en 1603: Izumo no Okuni vestida de Samurai

Puede ser que las relaciones diplomáticas entre España y Japón tengan 150 años pero en el Real Jardín Botánico de Madrid cuentan con un ejemplar de glicina (Wisteria Sinensis) de 200 años de antigüedad.  Esta trepadora que se enrosca en dirección contraria a las agujas del reloj, pronto se puso de moda entre las élites ajardinadas y adineradas de Madrid por su vistosidad y fragancia…y hasta nuestros días también podemos disfrutar, todas las primaveras, de la fragancia embriagadora de esta magnánima planta…

En la verja principal del jardín del Palacio del Marqués de Salamanca, el arquitecto y paisajista de Isabel II, Narciso Pascual y Colomer plantó una glicina, que hasta la fecha podemos disfrutar, desde fuera;  probablemente fue un hijo sacado de un esqueje de aquel tan vetusto …seguro lo sacaron después de haber florecido en primavera porque con una faba de sus vainas se tardarían más años en conseguir que florezca la olorosa y venenosa wisteria…

También al sur del Parque del Oeste de Madrid existe un túnel cubierto con esta trepadora que puede alcanzar hasta cuarenta metros de altura…y que tiene una escala de colores que van del blanco al morado pasando por el lila; es decir los colores del hoy, mañana y siempre;  no confundir con nuestro, también, fragante lilo…


Racimo de glicina de 200 años de antigüedad en el Real Jardín Botánico de Madrid

Glicinas en flor en la verja principal del Palacio del Marqués de Salamanca en el Paseo de la Castellana…





El actor Seki Sanjûrô II de Doncella de las Wistarias en su boceto original de 1826

La compañía tokiota Heisei Nakamuraza nos trae por primera vez a España la Ninfa de las Wisterias, obra que se estrenó en 1826 y se renovó en 1937, cuando el actor Kikugoro Ogami VI creó un nuevo montaje y estilo que es el que se representa también en Madrid. Los actores irrumpen, como por arte de magia, tras una puerta… en el escenario, una joven surge entre los racimos de glicina; la música de la guitarra japonesa, a veces en solos, a veces acompañada por una orquesta de hasta diez maestros de la nagauta-shashimen (el tres japonés) y 5 percusionistas que nos hacen transcender hacia un universo poblado de mitos, ninfas y samurais…

Una historia de amor contaminada por los celos y la traición.  Una metáfora de la unión entre el pino y la glicina, primero dulce fragancia y después amarga toxicidad

En la segunda parte podremos disfrutar de la obra Renjishi, una puesta en escena que procede de una especialidad del teatro Noh que se llama Shakkyou,  donde se usan unas marionetas en la cabeza a modo de melenas de león y que forman parte de una danza antagónica, donde se cuenta la historia de un amor profundo y severo entre un padre y sus hijos. Basada en una leyenda que cuenta cómo el papá león abandona a sus crías en un valle con la promesa de aceptar solamente al que sobreviva que, como hijo pródigo, regresará cuando más desesperado está…hasta que sus melenas blancas y rojas ondean al unísono…y al son de la percusión…





Al final padre (Ukon) e hijo (Sakon) convertidos en el espíritu del león bailan





Cierre de telón en el ensayo general de Renjishi en los Teatros del Canal de Madrid.




Entradas Teatro Canal

Artículo escrito por: Javier H. Freyre - Periodista

Publicado en 27/06/2018 Artículos Especiales 552

Buscar en el blog

Más vendidos

Encuentra tu ikigai

Encuentra tu ikigai

11,40 € 12,00 €
Limited special offer
UN PEQUEÑO PASO puede cambiar tu vida

UN PEQUEÑO PASO puede cambiar tu vida

5,70 € 6,00 €
Limited special offer
Campana 7 Chakras Grande

Campana 7 Chakras Grande

47,50 € 50,00 €
Limited special offer
Zenergy 3 Varillas

Zenergy 3 Varillas

29,45 € 31,00 €
Limited special offer

Vistos recientemente

No hay productos en su carrito